La carta de Lúculo
Por 05 / octubre / 2017 1 Comentario

Mucho  se  ha  hablado  sobre  la  participación  del  gato  de  Manel, Lúculo, en  el  juego  de  Apocalipsis Z.

Cuando comenzamos el proyecto, nos planteamos qué presencia y relevancia debía tener el gato. De hecho, creamos un debate abierto a través de Twitter, en el que fueron muchos los que aportaron su opinión.

Si te has leído el libro, supongo que te imaginarás a Manel vestido con su traje de neopreno, acompañado de su inseparable gato. Por lo que era impensable que Lúculo no estuviera presente en el juego. Pero además, pronto nos dimos cuenta de que merecía tener cierta visibilidad y trasladamos la cuestión a David Illescas, quien propuso que Lúculo estuviera representado en el juego mediante una carta y un token.

Pero, ¿cuál será la labor del pequeño felino?
Cuando un jugador escoja a Manel al inicio de la partida, llevará también aquellos elementos más representativos del personaje en la novela. Es decir, el arpón, el traje de neopreno y por supuesto, Lúculo.

La carta de Lúculo tendrá un efecto propio. Manel tendrá que encargarse de “equipar” al gato. De no ser así, Lúculo estará más indefenso si va suelto, junto a Manel. Por tanto, cuando coincida en un mismo espacio con dos o más zombies, el gato se asustará y saldrá huyendo, teniendo que alejarse un espacio.
Por el contrario, si Manel ha equipado al gato, tiene un mayor control sobre él, así que solo se escapará de su mano en el caso de que coincida con 5 o más zombies.

¿Por qué no interesa que Lúculo se escape?
Porque Manel debe finalizar el escenario en juego en compañía del gato. Así que es recomendable que Lúculo no se asuste y salga despavorido ante la presencia de los zombies.

Que Manel no tenga a Lúculo en su poder le afectará negativamente. Cuando el personaje de Manel baje su psique y active su trauma, si no tiene al gato con él, provocará que baje una casilla en la psique. Este hecho puede llegar a traumatizar tanto a Manel que acabe volviéndose loco.

A lo largo del juego, las espantadas de Lúculo pueden llevar a que Manel tenga que salir en busca del gato, mientras se encuentra sumergido en una importante misión, del mismo modo que le ocurría en la novela.

Esperamos que Lúculo no sienta también la llamada del amor durante la partida, pues bastante tendrá Manel con salir a buscarlo cuando se asuste de los zombies, como para interrumpir su misión por otros asuntos más románticos.

Compartir

Un comentario en “La carta de Lúculo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *