Primer escenario con texto de Manel Loureiro
Por 23 / noviembre / 2017 Sin Comentarios

Estamos muy emocionados de poder compartir el primer escenario con  texto escrito por Manel Loureiro. Os lo presentamos acompañado de la carta de inicio del escenario.

Son las primeras palabras que escribe Loureiro sobre la saga, después de la publicación de esta trilogía.

Aunque puedes disfrutar de la pluma de este gran autor con otras de sus novelas, te brindamos  la  oportunidad  de  que  lo hagas todavía  sumergido en el Apocalipsis Z.

Escenario 1: VIGO – Hospital
Los protagonistas comienzan en el Hospital. La localización objetivo es Parking o Puerto.
Objetivo: encontrar el Parking o el Puerto, conseguir un combustible para el coche o barco y 1 víveres por jugador.

Viernes 25: Esta mañana Lucía ha entrado en nuestro refugio muy agitada. De vez en cuando se dedica a recorrer algunas de las plantas del hospital, pese a que sabe que me pone de los nervios. El edificio ha quedado limpio de No Muertos gracias al trabajo sistemático de Viktor, aunque el Meixoeiro es demasiado grande y tiene demasiados accesos como para que podamos estar seguros al cien por cien de que no han llegado nuevos visitantes.

Me ha enseñado un puñado de papeles y un ordenador portátil con manchas de sangre (me ha asegurado que ya estaba así, aunque no sé si creerla). El portátil y los documentos pertenecían a un tal doctor Tapia, un virólogo destacado en este hospital por las autoridades militares de la Zona Norte, un par de semanas antes del colapso definitivo del sistema. Por lo que hemos podido leer, formaba parte de un equipo médico que trabajaba para encontrar algo parecido a una cura. No he podido entender gran cosa de la cháchara científica del documento (ni siquiera Sor Cecilia, y eso que ella es enfermera), pero por lo que he podido entresacar, el doctor Tapia estaba muy excitado porque pensaba que había encontrado “algo” que podía funcionar. Sin embargo, parece que Internet colapsó definitivamente cuando estaba a punto de comunicar su parte de la investigación, así que no pudo mandarla a ninguna parte.

En el ordenador, esa parte de las carpetas está vacía, así que suponemos que lo volcó en un USB y se lo llevó consigo. Los militares del Cuartel General de la Región Militar Norte, en Ferrol tenían una red redundante a través de un satélite propio, y por lo visto el doctor Tapia salió hacia allí unos días antes de que el hospital fuese arrasado. Sin embargo, en su agenda personal aparece una cita en Coruña, en un despacho de abogados situado las afueras. Nos hemos pasado toda la noche discutiendo qué hacer. Tarde o temprano tendremos que salir de aquí y esta puede ser la excusa perfecta. Si seguimos el rastro del doctor Tapia podremos encontrar a la gente que trabaja en la cura y, quien sabe, puede que la cura misma.

Todos están de acuerdo en abandonar nuestro refugio. Estamos casi sin víveres, cada vez más estresados y a punto de estallar tras tantas semanas encerrados en este sótano. La cuestión es a dónde ir. El cuartel militar de Ferrol o el despacho de abogados de Coruña, aunque antes, sea cual sea el destino, tendremos que adentrarnos en el parking del hospital para conseguir un vehículo. Y puedo ver el parking desde aquí. Y puedo ver a docenas de esas cosas paseando entre los coches abandonados. Y no es un sitio a donde me apetezca ir. Decisiones…
Han estado explorando el hospital. Lucía ha encontrado un informe con fecha aproximada de cuando comenzó la infección, en la que un equipo del hospital trató de desarrollar una vacuna que retardaba la infección. Aunque la vacuna no estaba totalmente desarrollada, habían encontrado algo que podría llega a ser una cura.

En el ordenador del Doctor al frente de la investigación, encontramos que la investigación había sido requerida por el gobierno, citando al doctor en el Cuartel de Nuestra Señora de los Dolores, en Ferrol (Escenario 3). Sin embargo, a la misma hora, el doctor tenía señalada una cita destacada en unas oficinas de La Coruña (Escenario 2).
El grupo decide ponerse en marcha tras la pista que puede conducir a la vacuna, y para ello, deben llegar hasta un cercano Parking, para conseguir un vehículo, pero antes, necesitarán combustible y víveres para realizar el camino.

 

Compartir
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *